miércoles, 14 de noviembre de 2012

ARGENTINA 2-3 BRASIL. LA CRÓNICA


Argentina 2-3 Brasil: Falcao acude al rescate

Sin Matías, los albicelestes rozaron la gesta basándolo todo en una defensa épica y dos zarpazos a la contra. Cuando peor pintaba todo para el combinado de Marcos Sorato, apareció la estrella brasileña para levantar el partido. El 12 de la "verdeamarelha", aún no recuperado totalmente de su lesión de gemelo y con una parálisis facial, hizo los dos tantos que meten a la "seleção" en semifinales, en donde se verá las caras ante Colombia (Fotos | Getty Images).

Argentina 2-3 Brasil: Falcao acude al rescate
Argentina
2 3
Brasil
ARGENTINA: ELÍAS; RESCIA, GARCÍAS, CUZZOLINO Y BORRUTO. TAMBIÉN JUGARON STAZZONE, BELSITO, TABORDA, AMAS, BASILE Y CALO.
BRASIL: TIAGO; GABRIEL, NETO, FERNANDINHO Y SIMI. TAMBIÉN JUGARON ARI, VINICIUS, JÉ, RODRIGO, RAFAEL, FALCAO Y WILDE.
MARCADOR: 1-0, MIN. 17, RESCIA; 2-0, MIN. 17, RESCIA; 2-1, MIN. 33, NETO; 2-2, MIN. 34, FALCAO; 2-3, MIN. 45, FALCAO.
ÁRBITRO: WENCESLAOS AGUILAR Y JOSÉ KATEMO. MOSTARRON TARJETA AMARILLA A RESCIA Y BORRUTO POR PARTE ARGENTINA Y A ARI POR PARTE DE BRASIL. EXPULSARON A JÉ POR DOBLE AMONESTACIÓN.
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPONDIENTE A LOS CUARTOS DE FINAL DEL MUNDIAL DE TAILANDIA 2012 DISPUTADO EL MIÉRCOLES 14 DE NOVIEMBRE EN EL INDOOR STADIUM HUAMARK DE BANGKOK.
Argentina y Brasil abrían la jornada de cuartos de final con el duelo sudamericano por excelencia. El partido no falló y a pesar de que los de Marcos Sorato partían como favoritos para meterse en semifinales, lo cierto es que Argentina llegó a acariciar el billete a la penúltima ronda del torneo, para asombro y desconcierto brasilero.

Con la baja de Matías Lucuix y conocedores de que en el tú a tú eran inferiores, el combinado de Fernando Larrañaga salió a esperar a su rival en media cancha. Fernandinho tuvo la primera para su selección, la cual fue respondida de inmediato por Cuzzolino. Los minutos fueron pasando en este arranque con un claro dominio brasileño, aunque sin excesivo peligro para la meta defendida por Elías.

Todo empezó a complicarse para la verdeamarelha cuando el árbitro Wenceslaos Aguilar decidió mostrar la segunda tarjeta amarilla a Jé por un supuesto codazo cuando cubría la pelota ante la oposición de un contrario. Corría el minuto 9.30 en esos instantes y Argentina tenía la primera oportunidad real de hacerle daño a su rival. Pero no fue así, sucediendo todo lo contrario. El ataque argentino se vio colapsado ante un jugador menos. Con Ari, Neto y Fernandinho en cancha, Brasil fue superior a su rival en inferioridad numérica y tuvo hasta tres ocasiones de adelantarse en el marcador.

Ya con cinco para cinco, Neto estrelló una falta al poste y Rescia avisó de lo que se estaba mascando con una volea que se fue por encima del larguero de la puerta de Brasil. Apenas un minuto después llegó el 1-0, cuando el propio Rescia finalizó una gran contra conducida por Garcías y en la que Thiago puedo hacer más. Y solamente habían pasado 37 segundos cuando Borruto se deshacía con facilidad de Ari y batía de nuevo a un desafortunado Thiago.

Quedaban aún 23 minutos de juego. Brasil había llevado el peso del partido, dominado en todo momento la situación, había tenido varias ocasiones a su favor pero lo cierto es que el resultado era de 2-0 para los albicelestes. Fueron los peores momentos para los brasileños, que se fueron al descanso abajo en el marcador y con cierta preocupación al ver lo que estaba sucediendo en la cancha.

Tras el paso por vestuarios, Marcos Sorato no tuvo otra elección y tuvo que arriesgar a Wilde, que llegaba al choque tocado. En la primera intervención tuvo dos oportunidades pero en ambas se topó con Elías, que se iba convirtiendo poco a poco en héroe nacional. Vinicius al poste, Gabriel, Simi... todos los jugadores de Brasil se encontraron con la misma respuesta del meta argentino en disparos de media distancia.

De repente, apareció en la cancha el que se terminaría convirtiendo en la estrella del duelo sudamericano. A pesar de no estar recuperado al 100% de su lesión en el gemelo y de haber sufrido una parálisis facial debido al estrés hace apenas tres días, Falcao acudió al rescate de su país. Ya avisó con un disparo a la escuadra derecha de Elías, que rozó el travesaño antes de que llegara el desenlace del primer encuentro de cuartos de final.

Era el minuto 26 y 35 segundos cuando Argentina se estiraba por primera vez y superaba el medio del campo, algo que no hacía desde el primer período. Borruto, de cabeza, a placer en el segundo palo, tuvo el 3-0 que podría haber sido la estocada final. No acertó y su remate se fue fuera y en la siguiente jugada un lanzamiento cruzado, por abajo, de Neto se convirtió en el 2-1.
Para hundir más a los argentinos, impecables en defensa, llegó el segundo gol brasileño, solamente 25 segundos después. Falcao controlaba al borde del área, pisaba la bola para acomodársela y ejecutaba a Elías.

Comenzaba un partido nuevo pero con sensaciones diferentes. Argentina veía como se le estaba escapando una gesta que acaricibian y los brasileños comenzaban a respirar aliviados tras haber tenido la soga al cuello. Pero los de Larrañaga no desfallecieron y poco a poco fueron retomando vuelo. Hasta tal punto que Cuzzolino, en dos ocasiones, metió el miedo en el cuerpo a la torcida brasilera.

Así se llegó a la prórroga, en donde las tornas no cambiaron. Los argentinos colocados de manera excelente y los de Marcos Sorato estrellándose una y otra vez con Elías por medio de disparos desde 9-12 metros.
Cuando parecía que se llegaría al segundo período del tiempo extra con empate, de nuevo apareció Falcao. Ari sacó un córner y el máximo goleador de la historia de las selecciones brasileñas soltaba un latigazo imparable. Lo siguiente al zapatazo que se vio en el pabellón fue a un Falcao arrodillado, llorando de la emoción por todo lo que había sufrido los días atrás y porque el destino le había regalado una nueva oportunidad.

La segunda parte de la prórroga se pasó rápida, sin peligro aparente para Brasil. Argentina atacaba con Elías como portero jugador pero ni las ideas ni las fuerzas eran suficientes para hacer daño ya a los brasileños, que celebraron la victoria ante su enemigo como nunca antes.
El encuentro finalizó, Argentina se fue orgulloso de su trabajo y Brasil se marchó de la cancha sabiendo que habían ganado medio Mundial. La otra mitad, la tendrán que luchar el domingo en la final. Con permiso, eso sí, de Colombia,  con los que se verán las caras en semifinales el próximo viernes.

DAVID RODRÍGUEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada