viernes, 9 de noviembre de 2012

DEPENDIENTES ANTAGÓNICOS


Dependientes antagónicos

Rodrigo celebra el gol conseguido ante Colombia (fotos: Getty Images).
Dicen que los polos opuestos se atraen, que el mar no se entiende sin la montaña y que tampoco adoraríamos tanto la cálida manta que nos resguarda del frío que hiela nuestros huesos si no fuera por cada invierno. Las partes contrarias, en ocasiones, luchan porconverger bajo una misma misión: unas veces encajan; otras, imposible. Hechos incomprensibles a la razón humana suelen ocurrir. ¿Qué es lo que hace cambiar las playas yel sol de Brasil por las gélidas temperaturas de Rusia? Aún no lo sabemos, pero el seleccionador del equipo nacional de fútbol sala, Sergey Skorovich, conoce la fórmula idónea para que cinco hombres originarias de tierras cariocas sean los pilares de, hasta el momento, mejor equipo de este campeonato mundial de fútbol sala celebrado en Tailandia.

Los números no engañan. Contundencia, disciplina y efectividad, tres principios básicos –y obligatorios- en los vigentes subcampeones de Europa. Al término de la primera fase, se hallan como los máximos artilleros (27 tantos, ninguno de penalti y sólo uno dedoble penalti) y los menos goleados (0 en contra), además de contar con 22 asistencias (en cabeza de este ranking). No sólo marca, en su propio mecanismo interno lleva asimilado la capacidad innata de atemorizar a sus adversarios en cada acción, muestra de ello son el número de remates conseguidos (67, el que más) y los córneres provocados (33, segundos). Por si fuera poco, la zaga defensiva destaca por mucho más que por su eficiencia, también denotan una limpieza inusual, siendo uno de los tres combinados que sólo ha recibido una tarjeta amarilla (Chistopolov) junto conSerbia y Ucrania. Un equipo cuasi perfecto.

Más allá de las cifras, es digno de destacar un aspecto que las normas no escritas de la Federación Rusa de Fútbol imponía pero que, una vez rotas, ven saciadas los objetivos que se plantearon como primordiales. Presuntamente, Skorovich únicamente podía llamar a la lista definitiva un total de tres hombres nacionalizadoscuyos nombres, probablemente, todos conocían por haber participado en otros campeonatos internacionales (Gustavo, Cirilo y Pula). No obstante, dos de ellos (Robinho y Eder Lima) sonaban con fuerza semanas antes de la cita mundialista y la presión sobre el estratega ruso comenzaba a crear polémica sobre si desoiría o no eselímite moral. Finalmente, cinco brasileiros representarían al país europeo en Tailandia.Ruptura de la promesa, pero bienvenida al éxito.

Observando sus registros, atisbamos una enorme incidencia en la estructura del vetusto equipo soviético. Por un lado, la portería está bien resguardada por Gustavo, quien se recuperó satisfactoriamente de su lesión craneal y ha conseguido un registro histórico que tan sólo la España participante en China Taipei 2004 consiguió: acceder a la segunda fase sin haber encajado ni un solo gol. Premonitorio o no, lo cierto es que el conjunto de Javier Lozano alzó el título en aquella edición y, por qué no, puede producirse esta coincidencia con los rusos.

Justamente en las tareas contrarias, han sido cuatro jugadores prohibidos los que han marcado más del 50 % de los tantos rusos: Eder Lima (‘Pichihi’ del torneo con 8 goles),Cirilo (3), Robinho (2) y Pula (1) han marcado 14 de los 27 goles anotados por su país. Sus diez compañeros se han repartido el resto de dianas. No obstante, no es su única virtud, ya que Robinho (6), Cirilo (3) y Eder Lima (2) han dado 11 de las 22 asistencias (50 %) que Rusia ha repartido a lo largo de los tres primeros encuentros del Mundial (y repito que son 14 integrantes). Digamos que son la mitad de esta escuadra.

Tampoco es un hecho efímero dado el número de titularidades en las que han participado.Gustavo y Cirilo salieron de inicio en todos los partido, algo que Pula sólo pudo hacer ante Islas Salomón y Colombia. Pero, ¿hasta cuándo tensará Skorovich esta tradición de llamar a futbolistas foráneos? La edad puede ser un problemaGustavo(el más veterano de la selección) acumula 33 años, Cirilo tiene 32 y Pula está a punto de cumplirlos; además, las dos caras nuevasRobinho y Eder Lima, con 29 y 28 primaveras, pueden estirar el chicle un poco más, pero sólo un poco.

Sobre el parqué pasarían inadvertidos como un ruso más si no fuera porque sus rasgos y la tonalidad de su tez le delatan. Sin embargo, si nos fijamos en la táctica que despliegan, podemos vislumbrar la obediencia más estricta de terrenos siberianos junto con esamagia electrizante tan propia del país de la samba. Una mezcla completa que demuestra, excepcionalmente, que los opuestos se atraen, encajan y, si quieren, golean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada