lunes, 5 de noviembre de 2012

ARGENTINA 2-3 ITALIA. LA CRÓNICA


Argentina no pudo con Italia
La Selección Argentina cayó 3-2 ante Italia en el segundo partido del Grupo D y resignó la primera colocación. Este jueves a las 11 de la mañana irá por la clasificación ante Australia, que venció 3-1 a México.

Argentina: Elías, Rescia, Cuzzolino, Hernán Garcías, Borruto. También jugaron- Stazzone, Basile, Matías, Pablo, Vaporaki y Alan.
Italia: Mammarella, Forte, Saad, Romano, Merlim. También jugaron- Hercolessi, Honorio, Vampeta, Lima y Fortino.
MARCADOR: 1-0, min. 3, Rescia; 1-1, min 8, Lima; 1-2, min 18, Fortino; 1-3, min 38, Saad; 2-3, min 40, Cuzzolino.
ÁRBITRO: Bukuev Nurdin y Miyatani Naoki. Amonestaron a Borruto (min. 9) y Romano (min. 38).
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPONDIENTE A LA segunda JORNADA DEL GRUPO D DEL MUNDIAL DE TAILANDIA 2012 DISPUTADO EL LUNES 5 DE NOVIEMBRE EN EL Nimibutr Stadium DE BANGKOK.
El conjunto nacional perdió 3-2 ante Italia y no podrá evitar un hipotético cruce con Brasil en Cuartos, si es que ambos llegan a esa instancia. Al principio del encuentro Maximiliano Rescia abrió la cuenta para la Albiceleste, pero antes que termine la etapa lo dieron vuelta para la Azzurra Gabriel Lima y Rodolfo Fortino. Cuando los dirigidos por Fernando Larrañaga presionaban y convertían a Steffano Mammarella en figura, Saad Assis amplió la ventaja 3-1. Sobre la chicharra, Leandro Cuzzolino marcó el definitivo descuento. Este jueves Argentina cerrará el grupo ante Australia e irá por la clasificación a los Octavos de Final.


El comentario
Argentina comenzó golpeando de arranque cuando todavía los equipos se estaban acomodando. Si bien las primeras aproximaciones fueron de Italia, a los dos minutos en la primera acción ofensiva albiceleste, Maxi Rescia capturó el rebote a su propio tiro de media distancia y con cara interna la colgó del ángulo izquierdo un tapado Mammarella.

El tempranero gol de la Selección dio lugar a que se armara otro partido ya que los papeles de Italia se quemaron rápidamente. Fue entonces que el equipo Azzurro comenzó a ejercer el dominio del balón ante una Argentina que se plantó en propio campo entre los quince y diez metros. Sin embargo, a Italia le costaba entrar en profundidad en la cerrada defensa albiceleste, limitándose mayormente a remates de media distancia, que un Santiago Elías bien colocado se encargaba de rechazar.

Italia fue creciendo en el asedio y tras dos sensacionales atajadas de Elías, del córner de la última llegó la igualdad de los europeos. Gabriel Lima cortó en diagonal hacia el área y conectó de primera para vencer al arquero, que no pudo terminar de sacarla tras meter el manotazo.

Ese dominio italiano se había traducido justificadamente en el empate, pero Argentina reaccionaría primero desde la peligrosidad del contragolpe (con Borruto como estandarte) y luego apostando también al juego colectivo, donde Matías Lucuix empezó a dar clases de su visión del campo, con un par de asistencias notables. Así empezó a destacarse Mammarella, que alcanzó a desviar con el pie ante Rescia en la más clara del mejor momento argentino en el primer tiempo.

Habiendo emparejado el trámite y prestándose a un desarrollo dinámico, Argentina se encaminaba a un justa igualdad al cabo de los primeros veinte cuando Vaporaki exigió a Mammarella con una tremenda media vuelta, típica del pívot fueguino. Sin embargo, una distracción defensiva en la réplica significó que Italia se adelantara en el resultado. Fortino capturó un rebote solo en el área, luego de una tapada de Elías a una media vuelta, y el hombre del Asti con tiempo para acomodarse no perdonó. Un minuto y cuarenta y cinco segundos restaban para el final del período, y el marcador ya no se modificaría de cara al descanso.

En el complemento, Argentina salió a presionar de arranque y la estrategia resultó positiva en el dominio del juego, pero la Albiceleste no podía concretar sus situaciones. La Selección acumulaba méritos para lograr la igualdad, con puntos altos como Lucuix, con su movilidad, y Borruto, bancándose a veces hasta tres marcadores simultáneos.

Esa presión de los primeros minutos fue cediendo e Italia emparejó el trámite. Pero la levantada italiana fue breve y Argentina metió en sus propios diez metros al equipo dirigido por Menichelli. Allí la Azzurra comenzó a sostener el resultado con un Mammarella gigante, y Argentina no pudo capitalizar el gol pero puso a Italia en penalización.

Sin embargo, cuando la Selección Nacional ya había acumulado méritos suficientes por la consecución del empate, el baldazo de agua fría llegó de la mano de Saad. El zurdo castigó con un remate rasante tras un asistencia del pívot Fortino, que complicó al fondo argentino durante todo el partido.

Caído el 1-3 y con dos minutos y fracción, Argentina mandó a Basile de arquero jugador, tiempo muerto mediante. El jugador de Boca se paró como un ala-pívot, en un quinteto que se completó con Lucuix, Garcías, Borruto y Cuzzolino.

La Albiceleste arrinconó definitivamente a Italia, pero Mammarella tapó todo lo que tiraron menos el último disparo de Cuzzolino que entró sobre la chicharra. El 2-3 dejó sabor a nada para Argentina, que no pudo forzar la sexta falta, transformó al arquero rival en figura y ahora deberá jugarse la clasificación ante Australia, donde la Selección parte como favorita.

Patricio Knaudt
Pasión Futsal
Foto: Getty Images

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada