domingo, 25 de septiembre de 2016

La crónica | Irán, semifinalista con smoking

Irán, semifinalista con smoking

El combinado asiático volverá a disputar las semifinales de un Mundial 22 años después, tras remontar por dos veces a una Paraguay que opuso mucha resistencia defensiva. Esmaeilpour, a falta de 20 segundos para el final de la segunda parte de la prórroga, otorgó el merecido pase a una elegante Irán (3-4).

 (Photo by Victor Decolongon - FIFA/FIFA via Getty Images)

Emoción por todo lo alto en el Coliseo Bicentenario de Bucaramanga el que nos depararon Paraguay e Irán. Ambas selecciones buscaban un hueco en semifinales y la gloria, finalmente, fue para quien la persiguió, puesto que los iraníes arriesgaron su honor y su sacrificio con una moneda a cara a cruz, donde el destino les fue favorable.

Pese a todo, no empezaron bien las cosas para el cuadro que dirige Seyed Nazemalsharieh, puesto que Francisco Martinez, con fortuna, adelantó a los sudamericanos superado el ecuador del primer tiempo. Con el resultado a favor, los de Carlos Chilavert disfrutaron de sus mejores momentos en todo el encuentro. Replegados atrás, armaron peligro en cada imprecisión del rival. 

Sin embargo, quien acabaría siendo el héroe persa, Esmaeilpour, logró el empate a la salida de un córner, con un magistral golpeo al que nada pudo hacer Gimenez. Cuando todo parecía indicar que se llegaría al descanso con tablas, Juan Salas cazó un balón suelto en el área de Irán para volver a dar ventaja a los suyos antes de la marcha de los protagonistas a vestuarios.

Tras la reanudación, los asiáticos se adueñaron del partido por completo, con más razón después de otro tanto de bella factura, esta vez de Mahdi Javid, con un potente disparo desde media distancia. La insistencia suele tener premio, y así fue como el combinado iraní consiguió voltear el electrónico, no sin polémica, puesto que el 2-3 lo anotaron con superioridad por una rigurosa expulsión de Gabriel Ayala.

Cuando los aficionados ya prácticamente celebraban el pase de Irán a semifiales, René Villalba marcó el empate a tres de falta directa, una acción en la que Samimi no estuvo acertado y que supuso que el duelo se iba a decidir, como pronto, en una prórroga sin historia, en la que el miedo a perder lo ganado fue la tónica dominante. 

Paraguay se desentendió por completo del esférico y cedió todo su campo al cuadro de Seyed Nazemalsharieh, que obtuvo de nuevo recompensa a falta de 20 segundos para el final del tiempo extra, con un gol de Esmaeilpour que permite a Irán volver a las semifinales de un Mundial, 22 años después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada